Pasar al contenido principal
Imagen cedida por la familia Gandariasbeitia-Zubizarreta.

Imagen cedida por la familia Gandariasbeitia-Zubizarreta.

Recuperamos
el sabor
de Bilbao

Bilbao tiene un sabor propio, auténtico. Un sabor que no entiende de modas ni de postureos. Bilbao sabe a identidad, a orgullo, al óxido de sus astilleros, al metal más industrial. Sabe al viejo campo de fútbol, a sirimiri cayendo sobre su baldosa. A subidas al Paga, a tardes de bar y a bilbainadas. Bilbao es el resultado de ingredientes que le dan un sabor único. Y en todos ellos, siempre presente el sabor a Oro, nuestra cerveza más genuina y local. Un trago generoso, cultural y social, testigo activo en una evolución que nos ha llevado a ser lo que somos. Oro es la cerveza que vivimos, la que bebimos. 

Café La Concordia. AMB-BUA. Fondo Ayuntamiento de Bilbao

Café La Concordia. AMB-BUA. Fondo Ayuntamiento de Bilbao

1912

La aventura

El 2 de marzo de 1912 se crea la Cooperativa Popular La Cervecera del Norte con el objeto de fabricar cerveza, hielo y malta, y cuyo primer domicilio es el núm. 12 de la calle Hurtado de Amézaga. Liderada por un grupo de vizcaínos, se inicia con 60 obreros además del personal de oficina. En septiembre comienzan las obras de la fábrica, que cuenta con tres edificios y espacios lúdicos con jardines. A su vez, se convoca un concurso de etiquetas, y finalmente, Oro se registra oficialmente el 20 de julio de 1913.

Fábrica La Cervecera del Norte. Imagen cedida por la familia Maestro-Ormaechea y Víctor Ocaranza. 1910 - 1920.

Fábrica La Cervecera del Norte. Imagen cedida por la familia Maestro-Ormaechea y Víctor Ocaranza. 1910 - 1920.

1923

La tradición

Diez años más tarde, comienzan a construirse los Jardines Iparralde, que se convierten en punto de reunión de numerosas familias bilbaínas, con conciertos todos los domingos. También existen dos juegos de bolos, que son reemplazados por un frontón en el año 1928.

1934

La superación

Poco antes de fusionarse con ‘La Vizcaína’, la otra popular fábrica de cervezas y bebidas gaseosas de Bilbao, La Cervecera del Norte se sitúa como séptima cervecera del Estado en ventas. ‘La Vizcaína’ nace de la cooperación de más de 200 dueños de cafés, restaurantes y establecimientos, y sus cervezas son muy reconocidas en la villa de Bilbao. Después, con motivo de la guerra civil, se produce un parón hasta 1938, aunque la década de los 40 es complicada debido a la dificultad para conseguir las materias primas.

1947

La innovación

La Cervecera del Norte inicia su expansión al abrir una sucursal en Burgos, que se dedica al embotellado y la distribución de las cervezas elaboradas en Bilbao. En 1956, la empresa bilbaína se coloca a la cabeza de las industrias cerveceras españolas en innovación, ya que renueva las instalaciones de la fábrica de Basurto, mecanizándola por completo. Durante el período navideño de ese mismo año, Oro se reparte a domicilio.

Imagen procedente de la Biblioteca Nacional. 1958. Signatura AHC-4247.

Imagen procedente de la Biblioteca Nacional. 1958. Signatura AHC-4247.

1958

La excelencia

La Cervecera del Norte recibe el Primer Premio de Excelencia de categoría superior en Gante, entre 444 concursantes de todo el mundo, y se sitúa a la cabeza del sector cervecero estatal. Esto implica un aumento de la publicidad de Oro: se produce el primer anuncio de televisión, se anuncia en el campo de fútbol, y hasta patrocina la Vuelta ciclista a España y al País Vasco. Además, a partir de 1960 aparecen las primeras chapas o “iturris” con el nombre de Oro. También abre una planta en Valencia.

Imagen cortesía de la Biblioteca del Campus de Bizkaia. Leioa. UPV/EHU. Fondo La Gaceta del Norte. 1980.

Imagen cortesía de la Biblioteca del Campus de Bizkaia. Leioa. UPV/EHU. Fondo La Gaceta del Norte. 1980.

1970

Los oros

Nace la cerveza Oro Especial y ese mismo año es galardonada con la Medalla de Oro a la Calidad en el Certamen Internacional de Bruselas, y sortea entre los consumidores reproducciones de dicha medalla. Una de ellas, la otorga al Gremio de Hostelería de Bilbao. En 1973 se amplía el surtido de cervezas con Oro Lujo, Oro familiar de litro y Oro Export Especial. Ese mismo año se hace entrega del Trofeo Cervezas Oro, que galardona a los deportistas vizcaínos.

Camiones de reparto de La Cervecera del Norte. Imagen cortesía de El Correo. 1966.

Camiones de reparto de La Cervecera del Norte. Imagen cortesía de El Correo. 1966.

1974

La comunidad

Bilbao se vuelca con Oro: los carteles luminosos y camiones de reparto lucen sus símbolos. En una campaña de 1976 se premia con 5.000 pesetas a los camareros que descubran el premio en sus tapones. Poco antes, en 1975, La Cervecera del Norte pasa a ser parte de Unión Cervecera. Y en su compromiso con la sociedad bilbaína, Oro se convierte parte activa en las labores de ayuda tras las inundaciones del 83.

Fábrica La Cervecera del Norte. Imagen cedida por la familia Gandariasbeitia-Zubizarreta

Fábrica La Cervecera del Norte. Imagen cedida por la familia Gandariasbeitia-Zubizarreta

1991

Los cambios

Nacen las que a la postre serían la últimas marcas de la fábrica: Oro Pilsener y Oro Lujo Extra. Poco después, en 1993 se cierra la fábrica de La Cervecera del Norte de Bilbao, siendo demolida en 1995 para construir viviendas.

2017

El resurgir

Resurge ORO. Resurge la esencia del Bilbao de toda la vida. Resurge el auténtico sabor. Resurge la identidad y el orgullo de una ciudad. Resurge el espíritu de antaño. Y de la mano de los hosteleros bilbaínos, resurgen los bares de ORO.

Una cerveza
con el sabor
de Bilbao

En 1912, unos cuantos bilbaínos decidieron que Bilbao necesitaba una cerveza de calidad, a la altura de lo que significa ser del Botxo. La Cervecera del Norte creó la cerveza Oro, con los mejores ingredientes y una elaboración minuciosa. Una cerveza nacida en Basurto y premiada en el mundo. Una cerveza con un sabor genuino, presente en la historia de la Villa. Oro fue el sabor del primer viaje en trolebús, de los paseos en Txinbito. Oro era el trago tras una larga jornada en el puerto, el momento de desconexión al salir de los astilleros. Saciaba la sed en la grada del antiguo campo cuando éste era nuevo. Oro estaba presente al salir del Arriaga y al entrar la noche en Jardines de Albia. Era el trago tras una despedida en La Naja, y es que en Bilbao, la cerveza sabía a oro, de toda la vida.

Una cerveza
con su propia
liturgia

Las reuniones que suceden alrededor de una barra son actos que marcan nuestra personalidad, son pasajes de nuestra propia historia. Aquí nos tomamos muy en serio cada trago. Tanto, que Oro cuenta con su propia liturgia. Al ser una cerveza tostada, sin filtrar, es preciso servirla en dos pasos, con calma, dejando reposar el momento. Y es que una Oro bien merece la espera adecuada que favorezca su mejor versión. Un proceso que conserve la esencia, el cuerpo y el sabor de nuestra cerveza. 

  • 1 Enjuaga la copa con agua fría.
  • 2 Inclínala y vierte la cerveza cuidadosamente.
  • 3 Deja un poco de cerveza en la botella y remuévela con suavidad.
  • 4 Vierte la cerveza restante en la copa y disfruta de Oro.
Botella 33 cl

Botella 33 cl

Una tertulia sobre fútbol, el trago fresco tras bajar del Paga, una charla con vistas a la ría.

Botella 20 cl

Botella 20 cl

Una tarde de poteo con la cuadrilla, una bilbainada a capela, el avituallamiento tras comprar flores en el Arenal en pleno domingo.

Grifo

Grifo

Una reunión entre amigos, un trago improvisado, una excusa para juntarnos, el sabor de los momentos que quedan en la memoria.

¿Te gustaría ser embajador de cerveza Oro?

Contacta con nosotros